En lo que va de año, la Comisión Nacional de Energía (CNE) ha suspendido cautelarmente el pago de la prima regulada a más de 1.900 instalaciones fotovoltaicas, en base a lo dispuesto en el Real Decreto 1003/2010, que dio lugar a las inspecciones iniciadas en Octubre de ese mismo año. Gran parte de estas suspensiones son consecuencia directa de la superficialidad que ha caracterizado el análisis realizado por la CNE de la documentación, que las más de 8000 instalaciones requeridas, aportaron en Octubre de 2010.

 

Desde BRENES ABOGADOS hemos constatado que en una gran mayoría de los casos, el eje de la defensa legal ante estas suspensiones cautelares radica en

 

  1. aportar elementos de prueba adicionales y complementarios de los que se derive la plena disponibilidad e instalación de equipos necesarios para la producción de energía y

  2. analizar la documentación que las instalaciones presentaron en noviembre del 2010 y que en muy elevado número de casos ha sido bien erróneamente analizada o bien incluso totalmente obviada por parte de la CNE .

 

Sobre la base de la experiencia que en estos últimos meses hemos venido acumulando en los expedientes de suspensión cautelar que nos han sido encomendados, entendemos que muchas de las instalaciones cuya derecho a la tarifa regulada ha sido cautelarmente suspendido, están en perfecta disposición de acreditar que cumplen con todos los requisitos para la aplicación del régimen económico primado del R.D. 661/2007. En este sentido, en virtud del art. 3.1 R.D. 1003/2010, las instalaciones tienen que demostrar que disponían y tenían instalados todos los equipos esenciales para la producción de energía antes de la fecha máxima (30.09.2008).